jueves, 18 de junio de 2015

INTERVENCIÓN DE PILAR CASTILLA EN EL ACTO INAUGURAL DEL 50 ANIVERSARIO

La tarea educativa es gratificante pero difícil para los que la ejercen o la hemos ejercido. La dificultad que ya de por sí tiene la tarea, la hacen a veces mayor, las cambiantes políticas educativas, muchas de ellas con poco sentido de mejora, hechas solo para alimentar el ego de los políticos, sin evaluar suficientemente si los planes funcionan o no y sin contar con los docentes.

A pesar de todo y con la perspectiva que me dan los años, creo no equivocarme si digo que es una tarea ILUSIONANTE. Desgraciadamente, los tiempos que corren no son los mejores para fomentar la ilusión de los docentes, y bien que lo siento…
John Milton, en el Paraíso Perdido decía: “Si no buscamos consuelo en la esperanza, nos hallaremos a merced de la desesperación”. Pero que no se preocupen, intentaremos no desesperar.

Tampoco debemos de olvidar que los docentes tienen en sus manos el futuro de los hombres y mujeres del mañana. Y la educación y los docentes debería ser objetivo prioritario de los programas electorales, ahora que todos están en campaña y prometen incluso lo que no se puede cumplir. El otro día le decía a mis compañeros en una comida de hermandad, que somos una “casta” imprescindible le pese a quien le pese, aunque a veces nos ningunean con respecto a otros colectivos.

¡Pero no caigamos en el pesimismo! También se han hecho cosas bien.

Este Colegio, en el que ahora celebramos su 50 Aniversario, siempre ha mantenido la ilusión y ha dejado la simiente de personas buenas y formadas entre la ciudadanía de este pueblo.
Y podemos señalar algunos cambios importantes que se han dado a lo largo de estos años tales como:

•    Se han aumentado el nº de Centros (cuando yo llegue a Castro Urdiales hace 51 años no había más que un centro de Educación Primaria, en la actualidad hay seis).
•    Se han asentado definitivamente especialidades que antes no teníamos o las teníamos en precario (Idiomas, Nuevas Tecnologías entre otras).
•    Se ha disminuido el número de alumnos por aula (muy importante si queremos conseguir una atención y rendimiento adecuado).
•    Se han puesto en marcha muchos y diversos Proyectos de Aprendizaje e Innovación educativa, Semanas Culturales y otras actividades que suponen muchas veces sobrecarga de trabajo.
•    Se prestan servicios adicionales que facilitan a las familias la atención de sus hijos.

Por último, no quiero dejar pasar esta oportunidad sin:

1.Agradecer al actual Equipo Directivo y su Claustro de Profesores el enorme esfuerzo y trabajo que supone poner en marcha la celebración de este 50 Aniversario.

2.Un recuerdo sentido a todos cuantos nos precedieron y no están ya entre nosotros, pues ellos fueron la base del trabajo de hoy.

3.Quiero, así mismo, felicitar a quienes eligieron el acertado slogan “De la Paz a La Poesía” pues tiende el puente de unión de dos épocas “XXV Años de Paz” y “Miguel Hernández”.

4.Desde aquí quisiera también, rendir un recuerdo y homenaje al compañero de Barcelona que vio su ilusión truncada a manos de la violencia sin sentido.

Pilar Castilla Ordaz

UNA MADRE

Mi hijo tenía la edad de ir a la escuela y claro empezó en la que llamábamos parvulitos, unas clases que pagaba el Ayuntamiento y que las impartía la Srta Marichu.
En aquella época el colegio se llamaba XXV Años de Paz, a lo que yo añadía de paciencia por lo que representaba el nombre.
Cuatro años después mi hija tuvo que empezar a ir a la escuela y comenzó su andadudra estudiantil en el colegio Nª Sra de Fátima, hoy conocido como Menéndez Pelayo porque en el público al no ser obligatorio no había plaza, pero siendo defensores a ultranza de la enseñanza pública en cuanto se pudo la pasamos a esta escuela.
Sinceramente del profesorado encantada de su buen hacer, no sólo enseñaron materia, sino lo más importante "formación".

Una época muy conflictiva fue cuando desde el Ayuntamiento y para beneficio personal de una autoridad, se abrió el patio, se pusieron puertas de acceso a las lonjas con la inseguridad que para los niños suponía el trasiego de camiones en horario escolar consiguiendo dejar el patio pequeñísimo e inseguro.

Habían hecho un plan de ordenación urbana con el apoyo de todos los concejales para beneficio de unos pocos (estábamos en una dictadura y no había partidos). Luchamos por conseguir que no esto no sucediera pero en aquella época no fue posible.
Trabajamos sin descanso pero fue inútil, intervino Camen Cosio (procuradora en Cortes) y nuestra queja llegó hasta la Secretaría de Francisco Franco, pero ¿cómo iban a ir en contra de un miembro de la dictadura local, que a su vez era jefe del movimiento?
En esta ocasión se fundó el A.P.A.(Asociación de Padres), las madres no contábamos para nada.
Transcurridos los años, mis hijos han ido siempre que ha sido posible a la Universidad pública, aunque con los actuales dirigentes nos la están fastidiando en favor de la privada.

Este colegio cambió de nombre gracias a la sensibilidad de un grupo político que tuvo el acierto de proponer el de Miguel Hernández.
Guardo un especial cariño por ciertos profesores: Merche Larramendi, Pilar Castilla, Luisita Lasa, Juan, etc. que no sólo enseñaron sino que formaron.
¡Luchemos por la enseñanza pública y sin recortes!

Mª Asun Calera (antigua madre del colegio)

VIDEO DE LA EXPOSICIÓN DEL 50 ANIVERSARIO

Os ofrecemos este vídeo de la exposición organizada en el Castillo Faro con motivo del 50 aniversario. La exposición se dividía en varias partes. En la sala principal todo lo referente a la historia del centro, proyectos y actividades. En la sala intermedia los murales elaborados por el profesorado y alumnado sobre los cambios sociales y culturales desde la inauguración del centro; cinco décadas de acontecimientos mostrados en lineas del tiempo, abordando temas como la publicidad, el cine, la música, los deportes, los inventos, la evolución en los dibujos animados de Walt Disney, los cambios que ha sufrido nuestra localidad, etc. Y en el pasillo superior de la nave principal la biografía de Miguel Hernández y los trabajos elaborados en torno a su figura humana como poética: cartas, poesías, retratos...Una bonita exposición que ha tenido una gran asistencia a lo largo de las tres semanas que ha estado abierta al público.

FIESTA POPULAR 5O ANIVERSARIO

El día 30 de mayo celebramos esta fiesta. Durante todo el día disfrutamos de un montón de actividades encaminadas a convivir toda la comunidad educativa, la actual y la que ha formado parte de la historia del centro.

martes, 26 de mayo de 2015

EL 50 ANIVERSARIO EN LOS MEDIOS.

Esta mañana hemos realizado nuestro programa “Protagonistas” desde el Colegio Miguel Hernández, conmemorando con los...

Posted by Castro Punto Radio on Martes, 26 de mayo de 2015


Haciendo clic en el enlace, se puede escuchar la cuña de la emisora Punto Radio sobre nuestro 50 Aniversario.

martes, 19 de mayo de 2015

VIVENCIA EN EL A.P.A.

Si mal no recuerdo empecé en el año 1978 y estuve en la citada asociación durante el periodo en que mis dos hijos estudiaron en el colegio XXV Años de Paz.
Recuerdo que en aquellos tiempos los niños y las niñas entraban en el colegio por puertas diferentes. Como anécdotas me acuerdo que fue un acierto adoptar sensores de lluvia para los alumnos que por la noche se orinaban en la cama, pues el sensor estaba provisto de una alarma que se accionaba con la humedad, lo que obligaba al niño a levantarse y a su familia cambiar las sábanas. En un máximo de dos semanas se arreglaba el problema. Llegamos a fabricar y adaptar media docena de aparatos.
También, durante un periodo de años entrené al equipo de fútbol sala del colegio. Las camisetas fueron donadas por Deportes Virginia. Con el tiempo, la entrada al colegio fue la misma para las niñas y los niños.

Rafael Gaceta

EL PRIMER COMEDOR ESCOLAR

Montserrat Domínguez, antigua cocinera del comedor nos relata detalles del primer comedor escolar.

En las antiguas escuelas graduadas se inició un comedor escolar porque en el auxilio social (situado en una lonja junto a las escuelas) funcionaba un comedor pero que siempre daban de comer lo mismo. D. Alfredo Val que trabajaba en Orientación Marítimo Pesquera pensaba que esta situación había que mejorarla. Fabricó unas mesas que se abrían para servir de mesa y se cerraban para ser pizarra. Dª Merche Jato era la cocinera y las mesas se colocaban en los pasillos de las antiguas escuelas.




Al construir el nuevo colegio, comenzó allí el comedor con 66 niños. Posteriormente, se llegó a 220. Las becas se repartían entre todos los niños que comían. Incluso, había niños que no pagaban porque no tenían recursos.

Trabajabamos mucho, fue uno de los primeros comedores de Cantabria, y era de gran calidad.


Las dietas eran muy completas, además se enseñaba a los niños a comer con la rueda de los alimentos, a usar los cubiertos... Había un plato que se llamaba de "buen sabor" para los niños que se portaban bien y podían elegir el plato que más les gustaba entre varios, pero la mayoría elegían rabas. Al que no se portaba bien le dabamos rosquillas.


Con los niños haciamos juegos y yo que cantaba muy bien, hicimos un coro, contaba historias y así les entreteníamos mientras llovía. Cuando hacía bueno bajábamos al patio.



Todos los años pintaba el comedor para que estuviera limpio (paredes y techo) al empezar el curso, lo hacía en verano. En esa época cosí los manteles y las cortinas. La cocina estaba situada en lo que es actualmente el aula de PT.



También hicimos unas lámparas con botes de Nescafé para que las bombillas no estuvieran sólas. La primera freidora nos la regalaron los del Miramar, pero nosotros la arreglábamos después cuando se estropeaba. Después Diputación nos mandó una de acero inoxidable.

Se comía todo caliente (tortillas, croquetas....) por eso los del instituto Argenta venían a comer aquí aunque tuvieran su comedor, incluso los de las aldeas. Todos los niños que fueron de nuestro comedor para allá, se volvieron de nuevo.

En una ocasión vinieron los de Delegación a comer, cuando pusimos el árbol de Navidad por primera vez. Era un comedor tipo escuela. Alfredo lo fundó y era su vida.

Montserrat Domínguez